Intentando definir la música valenciana

COMPARTIR:

Dicen que el día 29 de abril se celebra el Día de la Música Valenciana.

De aquí uno de los motivos de esta publicación de la FSMCV -a la que agradezco, cuenten conmigo- que pretende acercar y reforzar el carácter, la idiosincrasia y la esencia de los músicos y músicas valencianas.

Dicen que el día 29 de abril se celebra el Día de la Música Valenciana y a mí me han encomendado un pequeño artículo de opinión. Y yo, que no sé definir qué es la música valenciana. Así que me voy a consultarlo a la Acadèmia Valenciana de la Llengua. Dice de la música que es «el arte de combinar los sonidos de acuerdo con las leyes de la melodía, la armonía y el ritmo». Estamos de acuerdo, claro. Y de la segunda parte, de la valenciana, dice que es una «pasta parecida a una magdalena, pero de forma alargada». Creo que no era esa la acepción que buscaba, también te digo. Nos quedaremos con la primera parte.

Dicen que el día 29 de abril se celebra el Día de la Música Valenciana. Y yo, que no sé definir qué es la música valenciana. Así que cierro los ojos, respiro hondo y me inspiro. O lo intento, porque justamente aquí arriba del piso donde vivo en València tengo un músico que toca el trombón y, vaya por dónde, se ha puesto ahora a ensayar. ¿No será esto la música valenciana? ¿Tener un vecino -o vecina- músico? No sé. No me convence y, además, tampoco me da como para escribir un artículo de opinión sobre esto. Voy a preguntarlo por el grupo de WhatsApp de los de #LaBanda (ya sabéis, ese grupo paralelo que se crea al grupo oficial de la Banda).

Dicen que el día 29 de abril se celebra el Día de la Música Valenciana. Y yo, que no sé definir qué es la música valenciana. Y mis amigos del grupo, tampoco.

Pero sí que empiezan a contarme anécdotas… Como aquella vez que fuimos a tocar en Fiestas de Ontinyent y hacía un calor de miedo, y acabamos nadando en el Pou Clar. O aquella vez, por Santa Cecilia, que alargamos demasiado la cena y acabamos almorzando. O la primera audición que hicimos en la Casa de la Música a la que vino la iaia, el iaio, el tio, la tía, el padre, la madre y el primo pequeño que no paraba de mascullar. Y mira tú quién se concentra así para tocar. O aquella vez que, en un coche de músicos iban todos durmiendo, menos tú que venías conduciendo de fiestas de Villajoyosa. O aquella vez que hiciste las pruebas de acceso al Conservatorio. O aquella vez que fuiste a un concierto de La Fúmiga en la Plaza de toros de València. O aquella vez que fuiste al cine a ver la peli ‘La Banda’, de Roberto Bueso. O aquella vez que el técnico de sonido que te acertó a la primera el volumen de la claqueta que te sonaba por el ‘pinga’. O aquella vez que tu grupo de dulzaina y tabal hicieron el primer pasacalle. O aquel Concierto de Navidad de la Coral de tu barrio. O aquella primera vez que subrayaste una partitura con colores ‘fosfi’ para estudiártela y dirigirla después. O aquella clase de piano complementario. O aquella orquesta de toda la vida que ensayaba en un polígono industrial de Gandia. O aquella vez que te ofrecieron formar parte de la junta directiva. O aquella vez que escribiste un artículo sobre qué era la música valenciana, y no sabías qué era la música valenciana. Pero, en realidad, sí que lo sabías.

Porque la música valenciana es todo esto, y mucho más. Feliz Día de la Música Valenciana.

Categorías