Músicos con D. O. Amalia Tortajada. “Pertenecer a una banda de música ha sido una forma de vida”

COMPARTIR:

Recientemente galardonada con el premio al Mejor disco de Música Clásica por “Identidade” en los premios Carles Santos de la Música Valenciana. Amalia Tortajada habla con Al Compàs de esta experiencia y más.

¿Cómo ha sido el proceso?

Pues ha sido algo muy emocionante. Los premios Carles Santos son los premios de la música más importantes de la Comunitat Valenciana, que premian los mejores trabajos discográficos en 16 categorías diferentes. Al ser valenciana me hacía ilusión poder presentar una candidatura con el primer cd para flauta y guitarra que acabábamos de sacar.

“Identidade” es un proyecto que creamos Andrea González Caballero (guitarrista), Celia Ruiz (productora e ingeniera de sonido) y yo. La idea de “Identidade” era mezclar música, mujeres, arte y raíces culturales diferentes. Siempre quisimos dar valor y voz a las mujeres del mundo artístico, e intentamos unir todo esto a la hora de sacar el CD, dando también visibilidad al trabajo que hay detrás de la grabación y que normalmente se queda en segundo plano (postproducción, fotografía, diseño de portada, textos, videocámaras…) Cada una de nosotras vive en un país diferente, y no fue fácil el proceso de dar forma a esta idea, pero la ilusión por que algo salga adelante creo que es más fuerte que cualquier distancia física que pueda haber, y así fue. El álbum lo grabamos en Alemania,  y en él podemos oír cuatro estrenos de obras, (tres de las cuales fueron escritas para nosotras), de las compositoras Gabriela Ortiz (México), Clarice Assad (Brasil), Elisenda Fábregas (España) y Johanny Navarro (Puerto Rico), donde cada una de ellas, a través de la música, nos muestra sus raíces, su historia, y su identidad cultural. El diseño y la portada del cd nos lo hizo la artista Anna Tena (que por cierto, también es flautista!), los textos del cd los escribió la musicóloga Anna Cazurra, y contamos también con dos videógrafas, Esther Conze y Lydia Ramos, que documentaron en vídeo los días de grabación.

En cuanto a los premios Carles Santos, todo el proceso fue muy emocionante, desde que optamos a la candidatura, pasando por el día que anunciaron que nuestro CD era uno de los nominados y nos encontrábamos entre los cuatro finalistas de la categoría de música clásica, hasta el día de la Gala donde supimos que habíamos ganado. Tengo que decir que saber que teníamos una nominación ya fue una noticia súper buena, pues no es fácil llegar ahí, hay un tribunal especialista en música, y muchos buenos intérpretes con los que también estábamos en la nominación. Cuando lo supe me puse a saltar de alegría en casa, ¡literalmente! Porque de ahí íbamos ya directamente a la entrega de premios, donde se diría en directo quién era el ganador. Y el día de la gala fue muy especial. Volver a estar con mis amigas y compañeras de «Identidade«, Andrea y Celia, (ellas viven en Miami y Dusseldorf y es difícil coincidir las tres), la tropa de amigos que se vinieron conmigo al Teatro Principal para apoyarme, junto con mi pareja, mis padres, mi familia… y todos ellos estaban igual o más ilusionados que yo! No me quité los nervios de encima desde que empezó la Gala, y cuando Julia Cruz y Daniel Broncano anunciaron el ganador a mejor álbum de música clásica y dijeron nuestro nombre… ¡Qué alegría! Como ya dije cuando subimos a recoger el premio, es reconfortante que nos reconozcan todo el trabajo que hemos hecho y todas las ganas que hemos puesto cada una de nosotras en el álbum y proyecto, y esto nos motiva a seguir creciendo. Este mismo mes la revista nacional de música clásica Melómano Digital también nos ha dado la distinción de «Melómano de Oro», así que ¡estoy muy contenta!

Celia Ruiz, Andrea González Caballero y Amalia Tortajada con el premio Carles Santos 2022

¿En qué sociedad musical comenzaste tu carrera musical y cómo fueron esos comienzos?

Mi primera toma de contacto con la música fue en mi banda: El Centro Instructivo Musical La Armónica de Buñol. Recuerdo ir a ver algunos ensayos de la banda con mi padre. Aunque ninguno de los dos son músicos, ellos me despertaron la curiosidad por muchas cosas, y una de ellas fue la música. Viendo los ensayos, yo siempre me fijaba en ese instrumento que estaba en la fila de delante, que brillaba mucho y que tenía un sonido muy bonito… Un día me preguntaron si me gustaría apuntarme a aprender un instrumento, y yo dije que sí, y que quería tocar la flauta. ¡Y ahí empezó todo!

Amalia Tortajada de pequeña en una de sus primeras audiciones en la banda

¿Ha sido importante esta Sociedad en tu vida?

Pertenecer a una banda de música ha sido una forma de vida. Son muchas las vivencias que te marcan desde que eres muy pequeño. Recuerdo los primeros viajes, las amistades que se van forjando, los primeros certámenes de Valencia (¡cómo imponía la Plaza de Toros!), los nervios cuando tenía que hacer algún solo en un concierto (¡aunque fuesen tres o cuatro notas!), las clases de solfeo con mi querido Juan «el gato», el día que me presentaron en la banda y me pusieron la insignia, el chocolate caliente en Santa Cecilia… Y no puedo evitar estar ahora reviviendo todo esto con una sonrisa en la cara, porque son los recuerdos con los que he crecido. Todas estas experiencias me han aportado muchísimo y no solo a nivel musical, sino también a nivel personal, pues se nos están transmitiendo valores como la constancia, la disciplina, el trabajo en equipo o el sentido de la responsabilidad. Somos afortunados de que existan, de que sean una cantera de tantísimos músicos buenos, y debemos tratarlas y cuidarlas como se merecen porque son uno de los símbolos de identidad cultural más valiosos que tenemos.

Si me tengo que quedar con una anécdota o recuerdo que sea realmente especial para mí fue el día en que me dieron el instrumento. Yo lo tenía claro, quería la flauta y así lo había pedido. Pero a veces podías tener la mala suerte de que no quedase el instrumento que habías elegido, y que te diesen otro diferente y que en ese momento hiciera más falta en la banda. ¡Estábamos en fila unos cuantos niños en el salón de ensayos, lo recuerdo como si fuese ayer, estaba nerviosa e impaciente esperando mi turno, no quería que nadie se me adelantase y ya no hubiese flauta para mí! y cuando me tocó entré al cuartito de los instrumentos y vi como me acercaban una caja pequeñita, sí, ¡era una flauta!! La cogí, la abrí, (me acuerdo hasta del color azul de dentro del estuche), ¡la cerré y fui corriendo calle abajo súper feliz a enseñársela a toda la familia!

¿Tienes contacto con la Sociedad en estos momentos?

Hoy en día, al estar viviendo en Lisboa, se me hace difícil estar en los conciertos o actos que hay durante el invierno, pero siempre hay uno que no me pierdo y es el concierto Mano a Mano, esa noche de agosto donde las dos sociedades musicales de Buñol (los Litros y los Feos) nos «retamos» en nuestro Auditorio de San Luís. Es uno de los eventos más esperados e importantes para el pueblo de Buñol y sus músicos. Y es en esa noche donde queda reflejada toda la ilusión, el trabajo y el esfuerzo de las dos sociedades preparando uno de los conciertos más importantes del año. 

El último «Mano a Mano» con la Banda

Háblanos de tus mentores.

He tenido la suerte de encontrarme con muy buenos profesores a lo largo de mi carrera, y he cogido siempre lo mejor de cada uno de ellos. Abel Aldás, uno de mis primeros profesores en Buñol, me inculcó la importancia de tener una rutina de estudio diario y organizada, de ser exigente con los ejercicios de técnica, me dio herramientas para resolver problemas por mí misma y me enseñó a ser paciente para ver los resultados. Salvador Martínez me ayudó a trabajar cuidadosamente todos los solos de orquesta que después me pidieron en unas audiciones, y me dio la oportunidad de tocar por primera vez en una orquesta profesional, cuando alguien confía en ti para algo automáticamente tú también confías más en ti misma. María Dolores Tomás, ya en el Conservatorio Superior de Valencia, me enseñó a ser disciplinada, sus clases de técnica, los estudios, las obras, el repertorio a trabajar… me hicieron ponerme las pilas semana tras semana y saber que sin trabajo no hay progreso. Las clases con Jaime Martín en Londres eran pura energía, salía siempre de ellas con un subidón de adrenalina y motivación que me duraba hasta la siguiente clase. ¡Qué sensación tan buena, salir de una clase sintiendo que tocas mejor! Ahora que soy docente es bonito cuando reconozco las enseñanzas de alguno de ellos en lo que estoy intentando explicar a los alumnos (a veces hasta lo oigo en mi cabeza con el tono de voz del profe que me lo dijo a mí, jejeje).

¿Cómo es el tejido musical en Portugal? ¿En qué se parece y en qué se diferencia al de la Comunitat Valenciana?

En Portugal también hay tradición de bandas de música, sobre todo en el norte de Portugal. Cerca de Lisboa tuve la oportunidad de tocar con la banda de Palmela. Hice un par de ensayos con ellos y un concierto y la verdad es que me sentí como si por un momento volviese a Buñol. Las cenas antes de los ensayos, el ambiente de los músicos, el trato recibido… Creo que eso es lo más auténtico de las bandas, el crear sociedad, establecer relaciones, compartir vivencias y sobre todo los buenos ratos que se pasan allí. ¡Y me di cuenta de que eso no cambia, estés en España o en Portugal!

¿Qué te ha aportado el salir fuera de España?

El salir fuera de España me ha hecho crecer mucho a nivel personal, te hace tener una visión más amplia de las cosas. He conocido otras formas de pensar y a la vez me he conocido más a mí misma, me ha hecho sacar la valentía, he conocido otras culturas y me he enriquecido de ellas, he aprendido muchísimo… ¡Y por otro lado también me ha servido para darle más valor a todo lo bueno que tenemos en España o en la Terreta! Aparte de todo este desarrollo personal, estando fuera he podido trabajar de lo que me gusta y tener muchas experiencias profesionales que han marcado mi carrera.

¿Sueles volver a España y participar en algún aspecto musical?

Si, vuelvo muchísimo a España y tengo la suerte de que me llaman para hacer muchos proyectos por aquí. Cursos, master clases, colaboraciones en algunas orquestas, clases y preparación de los encuentros de algunas orquestas jóvenes como la JOGV o la OJA, conciertos de cámara, recitales… Eso es algo que me gusta pues, aunque esté lejos siento que no he perdido el contacto o el vínculo con las personas de aquí.

¿Qué planes musicales tienes actualmente?

Ahora mismo estamos preparando una gira con la Orquesta Gulbenkian por Austria y Alemania. Vamos a tocar en el Musikverein de Viena (donde se hace el famoso concierto de Año Nuevo), en el Isarphilharmonie de Múnich y en la Philharmonie de Colonia. Estoy muy ilusionada porque son salas emblemáticas donde todavía no había tenido la oportunidad de tocar. Después tengo la presentación de Identidade mi nuevo CD para flauta y guitarra, en Portugal. Más tarde tengo una masterclass y un recital en Faro (Portugal). Aparte de mi trabajo en la orquesta me gusta mucho poder compaginarlo con otros proyectos diferentes, bien sea como músico de cámara, a nivel solista o en el campo de la docencia.

¿Y qué planes de futuro musicales tienes?

En mis planes musicales de futuro está el continuar haciendo y compartiendo música, darle forma a todas las ideas y proyectos que tengo en mente para llevarlos a cabo, seguir cumpliendo sueños, ponerme nuevos retos… pero, sobre todo, uno de mis deseos ahora es poder volverme a Valencia, ¡ojalá hubiese lugar para todos los que hemos tenido que salir! 

Un consejo a alguien que ahora mismo deja La Comunidad Valenciana para irse a tocar fuera.

A las personas que quieren o tienen que irse fuera les diría que se cojan una maleta grande y la carguen sobre todo de ilusión. A veces puede costarnos salir de nuestra zona de confort e irnos lejos, a otro país, teniendo que aprender otro idioma o creando una vida nueva desde cero… Pero les diría que sean valientes y que las ganas de crecer y aprender sean mucho más grandes que este miedo que puede dar al principio. Sobre todo, que disfruten de la experiencia al máximo para que cuando regresen lo hagan con la maleta cargada de vivencias y de aprendizaje.

Algo que te gustaría añadir.

Muchas gracias a la FSMCV por esta bonita entrevista que me ha hecho recordar mis raíces, y por la iniciativa «Músicos con D.O.” para dar visibilidad a todos los músicos que estamos fuera de la Comunidad Valenciana.

Categorías