Músicos con D.O: Ausiàs Garrigós

COMPARTIR:

Ausiàs Garrigós es uno de esos muchos músicos valencianos que triunfan fuera de nuestras fronteras, concretamente en Liverpool, en el Reino Unido, donde es un reconocido clarinetista.

Cuenta que lo del clarinete fue un poco por casualidad, porque la banda de su pueblo, Potries, necesitaba incorporar este  instrumento, pero que de pequeño, según le cuentan sus padres, él quería tocar la trompeta. Hoy, su maestría le permite ser el clarinete bajo solista de la Royal Liverpool Philharmonic Orchestra, y además es profesor de clarinete y clarinete bajo en el Royal Northern College of Music y en la propia Guildhall School de Londres.

Aunque se formó en Associació Artístico Musical Sant Blai de Potries, el conservatorio superior lo realizó en Castelló; de allí en 2012 saltó al Reino Unido para estudiar un máster de especialización orquestal en la Guildhall School of Music and Drama, y acabó haciendo carrera en las islas británicas.

Ha colaborado con orquestas como la London Symphony Orchestra, BBC Symphony Orchestra, English National Opera, Royal Philharmonic Orchestra, Orquesta del Gran Teatro del Liceo de Barcelona, Orquesta de la Comunidad Valenciana, entre otras muchas, actuando en los principales auditorios y festivales y bajo la batuta de directores como Simon Rattle, Valery Gergiev, Semyeon Bychkov, Vasily Petrenko, Domingo Hindoyan, etc. También forma parte del grupo internacional de música contemporánea Riot Ensemble.

Es uno de nuestros músicos con Denominación de Origen, ese talento musical que exportamos desde la Comunidad Valenciana, pero que no pierde sus orígenes. No en vano Ausiàs vuelve cada año a Potries, en la Safor, donde organiza un festival ecléctico desde hace cuatro años, el Potries Music Fest.

AL COMPÀS: ¿Cómo recuerdas tus primeros pasos en la Associació Artístico Musical Sant Blai de Potries?

AUSIÀS GARRIGÓS: Hace años, casi todos íbamos a la escuela de música cuando salíamos del colegio. No es como ahora, con miles de actividades extraescolares: era música o al fútbol. Casi de una forma inconsciente nos juntábamos en las clases de solfeo, de coro, de instrumento, y hacíamos música. Casi sin darnos cuenta, nos convertíamos en músicos. Lo que en muchos países les fascina, nosotros lo hacíamos casi sin pensar, hasta que la cosa se complicaba, subía de nivel y tenías que elegir, si ir al conservatorio o no. Yo fui de los que decidió hacer ese esfuerzo añadido, evidentemente porque me gustaba, y esto poco a poco me ha llevado hasta aquí. Muchas horas de estudio, de constancia, pero que no habrían ocurrido sin ese primer fenómeno tan importante: la banda del pueblo.

AC: ¿Cómo recuerdas el principio de tu viaje para realizar tu máster fuera de España?

AG: No es fácil, dejar a la familia y a los amigos y amigas, empezar a vivir en una cultura completamente diferente, apañarte con otro idioma… Pero cuando haces ese esfuerzo eres todavía más consciente de lo que has venido a hacer, si cabe. Fue muy emocionante, pero también daba miedo el encontrarte solo. Ahora, en perspectiva, estoy muy contento de la decisión que tomé.

AC: ¿Has cumplido el plan que tenías cuándo saliste de España?

AG: Tenía una idea muy clara, quería realizar un máster de especialización orquestal, y Londres parecía ser el destino ideal, con el movimiento cultural y musical que caracteriza en la capital británica. Mi objetivo siempre había sido llegar a tocar en las orquestas donde trabajo ahora, y si fuera posible conseguir una plaza como la que hace ya casi cuatro años que ocupo.

CUENTAN SUS PADRES QUE AUSIÀS QUERÍA TOCAR LA TROMPETA, PERO QUE EN LA BANDA DE POTRIES HACÍAN FALTA CLARINETES

AC: ¿Qué es lo más destacable de poder realizarse fuera de casa?

AG: No hay que irse fuera para aprender a tocar mejor un instrumento. Ahora, el mundo profesional de la música consiste en mucho más que esto. La experiencia de vivir fuera te aporta un crecimiento personal enorme, y, si tienes suerte también muchas experiencias profesionales que en España no están tanto al alcance.

AC ¿Valoras la posibilidad de volver a la Comunidad Valenciana?

AG: Puede ser si algún día surge una oportunidad que me pudiera atraer lo intentaría. No es nada fácil, pero la calidad de vida en València es muy envidiada en otros países. No hay que descartar esa posibilidad.

AC: La calidad de los músicos valencianos a nivel internacional es indiscutible, pero ¿cómo podríamos dar cabida a todo ese talento para tuvieran la posibilidad de quedarse?

AG: Ahí entran en juego una cantidad muy grande de variables, muchos factores. El año en que me gradué acabábamos la carrera de clarinete más de 30 clarinetistas entre las tres provincias de nuestra comunidad. Es un número desproporcionado para las posibilidades profesionales existentes. Sería más realista tener menos gente a los conservatorios, pero esto supone muchos cambios, y puede ser algunos también sean negativos. Hay que formar a los músicos y dar cuantas más oportunidades mejor, pero la oferta-demanda actual no está nada equilibrada. Es una pregunta muy complicada, y una gran asignatura pendiente.

Ausiàs Garrigós

AC: Hablanos del Potries Music Fest. ¿Cómo surge la idea de este festival?

AG: El Potries Music Fest es un proyecto altruista, que empezó en un formato pequeño, pero que cinco años después se ha convertido en un festival de unas dimensiones que nadie esperábamos. La idea es muy simple, a mí me gustaría que en los pueblos también se pudiera disfrutar de la música de la mejor calidad, la cual normalmente solo se encuentra en los grandes cascos urbanos. En Potries lo hacemos posible, mediante este proyecto. Ahora cuenta con un Ciclo de Música de Cámara, una residencia internacional para compositores, y con el festival que se celebra cada año en el mes de agosto y que apuesta por una mezcla ecléctica de diferentes estilos y músicos.

AC: ¿Tienes algún proyecto con alguna de las sociedades musicales de la Comunidad?

AG: Al vivir en el extranjero, ahora mismo no estoy involucrado en ningún proyecto con ninguna sociedad musical valenciana, pero siempre que estoy por casa intento colaborar ya sea tocando en alguno de los conciertos de fiestas del pueblo, o con el que coincida esos días.

AC: ¿Cómo ves tu futuro profesional?

AG: Me gusta disfrutar de lo que estoy haciendo ahora, esa combinación de música orquestal, con música contemporánea, proyectos como solista, y la docencia en conservatorios. Es más que suficiente para estar muy entretenido…

Es cierto que, desde hace un par de años estoy colaborando con más orquestas en España, y a veces me planteo la posibilidad de trabajar allí en el futuro, bien como docente o como intérprete. Quién sabe qué pasará, pero sobre todo lo que hace falta es disfrutar de ahora.

Podéis encontrar más información en musicfest.potries.org. Pronto presentarán el cartel de este año. Allí os esperan a todas y a todos.

Categorías