El mes de noviembre, el mejor mes del año

COMPARTIR:

No te han preguntado nunca esto de… para tí, ¿cuál es el mejor mes del año? Y, enseguida, cuando respondías acostumbrabas a decir el mes de tu cumpleaños. Al menos, cuando eras más menudet o menudeta y no te pesaba tanto esto de cumplir años. Cuando todavía te hacía ilusión hacerte mayor, vaya. Pues yo hoy vengo a romper la respuesta a esta pregunta. A plantearos una revolución… musical. A plantearos que, a partir de ahora, cuando nos hagan esa pregunta respondemos todas juntas y juntos: ¡el mes de noviembre!

¿Y por qué? Diréis. Está claro. Porque el mes de noviembre es el mes de Santa Cecilia. Sí, digo mes porque cada vez más –vaya, un pareado– las sociedades musicales de la Comunidad Valenciana alargan la festividad de la patrona y no se queda en único día. Conciertos, audiciones, juegos populares, torneos variados, paellas, cenas, orquestas, Djs… Un sin fin de actividades que, durante varias semanas, finalmente, lo que hacen es remarcar es el espíritu de hacer banda. La manera de ser y de vivir de los miles de músicos y músicas de nuestro territorio.

Muchos de vosotros me conoceréis –incluso, me recordaréis– por aquella oda a Santa Cecilia que hice hace unos años en la radio pública valenciana. Aquello es imposible de repetir, y tampoco voy a copiar el texto porque no es plan. Pero no cambiaría ni un punto, ni una coma. El resumen de aquello es el que hace muchos años llevo viendo y disfrutando a nuestras bandas de música: las bandas las hacen las personas y sus historias.

Las personas que se apuntan a música como actividad extraescolar y acaban enamorándose perdidamente de este arte; las de sus padres que van y los llevan y, al final, acaban apuntándose también; las de los padres que se conocen en la banda y acaban teniendo hijos e hijas músicos; las que van y vuelven a la banda, a temporadas; las que no fallan a ningún ensayo; las que no van a ninguno y se presentan a la cena de Santa Cecilia; las que deciden dedicarse profesionalmente al instrumento; las que tocan para disfrutar en las fiestas de los pueblos; las que forman parte de la junta directiva; las que son profesoras y directoras y archiveras y jefes de banda; las que se van y ya no vuelven; las que van a tocar a su entierro; las que van a la boda y se esconden los instrumentos bajo la mesa para darle la sorpresa a los que se casan; las que van a la despedida; las que dedican un pasodoble a la amiga que se hace fallera mayor; las que dedican la marcha mora al amigo que es jefe de escuadra; las que leen este artículo; las que, cuando les preguntan cuál es su mes preferido del año dicen: noviembre; las que replican: chico, y esto por qué, si no naciste en noviembre; y las que responden: porque es el mes de Santa Cecilia, es el mes de la música. Es mi mes.

Feliz mes de noviembre.

Feliz Santa Cecilia.

Opinión: Jordi Company – @Company_Vidal

Categorías